En la antigüedad, Finisterre
era el límite del mundo.

Ahora, el mundo y la comunicación
no tienen límites.

Por eso queremos acercarte al infinito
disfrutando de una noche bajo las estrellas.